Sierra nevada de Santa Marta

La montaña costera más alta del mundo - El techo de Colombia


La Sierra Nevada de Santa Marta es la cuna de los Tayrona,  civilización prehipánica del norte del subcontiente suramericano de la que descienden los, aproximadamente, treinta mil indigenas pertenecientes a las diferentes etnias -Kogui, Arhuaco, Kankuamo y Wiwa (Arsarios)- que habitan en el corazón de esta colosal reserva de la naturaleza.
Para sus habitantes, la Sierra es el "Centro del Mundo", considerando sus 17.000 km2 de extensión como un espacio sagrado. Ellos se encargan de cuidar y preservar el mundo, velando porque "el ciclo cósmico tenga un buen desarrollo; para que las enfermedades no destruyan la vida de los hombres; para que las cosechas sean buenas". Unas vidas que discurren en perfecta harmonía y respeto por el entorno.
El interior de la Sierra está coronado por una cadena montañosa que alberga las montañas más altas de Colombia:  los picos Colón y Bolívar (Aloglue y Gonavindua, en lengua Chibcha). 
El macizo se eleva de forma abrupta desde el litoral del caribe, y  a tan sólo 40 kilómetros alcanza una cota máxima de 5.775 metros en sus nevados. Los picos Colón y Bolivar se convierten así en  las montañas costeras más altas del mundo. A su lado se yergue el Pico Simmonds, otra impresionante pirámide de 5.635 m. La confluencia de ambas situaciones, unida a su ubicación  tropical, es propicia para que en su interior se registre una gran variedad climática con una enorme riqueza de ecosistemas.
A pesar de su cercanía, desde un punto de vista geofísico, la cordillera es una elevación aislada e independiente de la gran cordillera andina, separada de esta por una basta zona de llanuras semiáridas. Una configuración orogénica que alberga numerosas cuencas hidrográficas y convierte al enclave en fundamental desde un punto vista biológico y social: cerca de un millón y medio de habitantes viven y desarrollan sus actividades gracias al agua de la Sierra Nevada de Santa Marta.
snsm-2_edited
 
 
DSC07071

El acceso al campo base de los Picos.

El acceso a los nevados de la Sierra Nevada de Santa Marta se realiza desde el norte, partiendo preferentemente de la ciudad de Santa Marta, junto a las costas de mar caribe. Desde allí se llega hasta Palmor, ya en las faldas de la Sierra, y se continua a pie por senderos  y quebradas durante 4 o 5  jornadas hasta el campo base de los picos, frente al Pico Simmonds.
La ruta de acceso hasta el campo base recorre el territorio de la etnia Kogi. Es necesario un permiso de las autoridades Kogi y contar con su ayuda para acordar la logística más adecuada (guía, mulas, etc). Pocos hablan y entienden el castellano, y es imprescindible agenciarse un interprete para poder relacionarse. Descendientes de la originaria tribu Tayrona, los Kogi son un pueblo celoso de su intimidad y guardianes de un territorio que consideran sagrado. La única oportunidad para llevar a cabo la ascensión pasa por ganarse su confianza y conseguir una actitud positiva y colaboracionista.